Des dels Campanars Nº294

294


Horaris de Missa Diari: MISA DIARIO: PARROQUIA: MARTES A SÁBADO a las 19’30 h. Convento lunes y martes a las 8 y el resto de días a las 18’45
* Els diumenges : Convento 8’00 h.- Oratorio (Torreta) 9’30 h. – parroquia 11’00 h. (esta es la última semana)
* HORARIO DE APERTURA DE LA IGLESIA: TODOS los días se abre la Iglesia a las 8’30 h. y a las 18’00 h.
HORARIO DEL DESPACHO PARROQUIAL: Jueves de 20’00 h. a 21’00 h. (Sacerdotes)
CONFESIONES: JUEVES desde las 18’00 h. hasta 19’15 h.
El proper dia 30 – Ordenació de Jordi
#XXVA
Agraïr missa i processó Crist Salut. Diumenge a les 19’30 h. vespres i processó
CARITAS: Lunes y miércoles de 10 a 12 h. (“Casa del Vicari”).* HOSPITAL LLUIS ALCANYÍS : SACERDOTES 682 746457
Al·leluia Web parroquial : http://www.parroquiacanals.com/ elscampanars@gmail.com
També Facebook i Twitter y los domingos a las 9’00 h.
—————-

R/. Cerca está el Señor de los que lo invocan.
Día tras día te bendeciré, Dios mío, y alabaré tu nombre por siempre jamás.
Grande es el Señor y merece toda alabanza, es incalculable su grandeza.
El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas.
El Señor es justo en todos sus caminos, es bondadoso en todas sus acciones;
cerca está el Señor de los que lo invocan, de los que lo invocan sinceramente.

————————–

+Lectura del santo Evangelio según San Mateo 20,1-16.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: E1 Reino de los Cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo: -Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido. Ellos fueron. Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde, e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo: -¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?
Le respondieron: -Nadie nos ha contratado. El les dijo: -Id también vosotros a mi viña.
Cuando oscureció, el dueño dijo al capataz: -Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros. Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno.
Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Entonces se pusieron a protestar contra el amo: -Estos últimos han trabajado sólo una hora y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno.
El replicó a uno de ellos: -Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?
Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos.

——————-
POESÍA ANTE LA MUERTE DEL BEATO JOSE APARICIO SANZ

Tú que el ejemplo de morir nos diste;
Tú que has sido Maestro de humildad;
Tú que la muerte más cruel sufriste,
dame, Señor, serenidad.

Serenidad para sufrir con calma
mi bárbaro martirio;
y que hasta Ti pueda llegar mi alma
aromada de gloria, como un lirio.

¿Qué me importa el dolor y el abandono de mi roja agonía,
si así me acerco a tu celeste trono,
si he de gozar, Señor, tu compañía?

Que cada bala que en mi cuerpo claven
más me aproxime a Ti, Señor;
mis heridas sean bocas que te alaben
con el místico fuego de tu ardor.

Sean como rojas rosas mis heridas,
las rosas de mi amor y mi dolor,
sean cual rosas rojas mis heridas…
mi cuerpo sea tu rosal, Señor.

Gracias, Dios mío,
pues que Tu me has dado
la gloria inmensa para mí
de que mi cuerpo, barro de pecado,
floreciera por Ti.

Gracias, Señor, pues sólo mi delirio
se cifra en aquesta mi partida;
gracias, Señor,
pues se esfumó mi vida
con la sublime palma del martirio.
Os doy por esto gracias, gran Señor.
Porque me has dado que benigno escoja
la agonía de sangre,
aunque es muy roja,
y todo por tu amor.

Por tu amor se encontró
mi cuerpo yermo
de esas fragantes y olorosas flores,
pues Tú sabes, Señor,
que yo de amores
hacía tiempo me encontraba enfermo.

Enfermo de dolor
y de amargura
de verme incomprendido en mi rebaño,
y he ido pasando
uno y otro año
con la vista puesta
siempre en la altura.

Por conquistar
lo eterno y celestial
has hecho en mí estas cosas.
Y han florecido
las fragantes rosas
en mi cuerpo hecho
místico rosal.

La rosa se ha convertido
en espina,
ya en ninguna parte
hallo piedad,
y hasta hacer del Señor
la voluntad
oigo una voz que me dice: “Camina”.

“Camina hasta el fin
de tu jornada;
camina hasta el morir;
la muerte es vida;
que tu alma será redimida
por mi pasión, por tu pasión amada”.
Aunque sea por vez,
por vez postrera,
os digo que os doy gracias, gran Señor,
ya que me dais la muerte
por tu amor,
por tu amor, mi Parroquia
y por Enguera.